domingo, 19 de diciembre de 2010

El Arco Iris


Sin duda alguna, cuando uno tiene la suerte de tener una casa que cuando sales  al exterior lo que ven sus hojas no son edificios  y gente corriendo, sino lo que ve son  los campos sembrados de trigo o cebada, o simplemente los campos en estado de barbecho,  eso es una gran suerte...   Pero si a todo eso le añades el poder observar el Arco Iris cuando está lloviendo.... eso si que es un lujo.

Desde pequeña me ha atraído muchísimo este fenómeno de la Naturaleza, hasta que punto que no hace mucho escribí un cuento que titulé El Arco Iris ,  en el que él estaba muy presente.



Y si con uno no tienes bastante para deleitarte y absorber toda la energía que desprende, porque no dos....

Esto es lo que pasó una tarde de otoño,.

3 comentarios:

Isangel dijo...

Una autentica maravilla Isa. Aqui que vivo entre edificios, de las pocas veces que consigue verse es como ver un tesoro.

Besos

Toffe dijo...

Qué maravilla!!

Un doble arcoiris: nunca he tenido esa suerte...
Un besote

Isabel dijo...

Precioso! a mi también me ha fascinado desde pequeña... ahora lo veo con las peques, cuando el tiempo no s deja!! un besazo, me alegro verte por aqui de nuevo!!